martes, 17 de abril de 2018

I- Diaconado Permanente Una opción de vida y de servicio. ¡Sí quiero!

Escrito por G. Martín Sáenz Ramírez, Diácono Permanente de la Arquidiócesis de San José, Costa Rica.

Llamados a ser Apóstoles en nuestras las familias, en las comunidades, en el ambiente de trabajo, en las nuevas fronteras geográficas y culturales, en la construcción de la paz, en el desarrollo y la liberación de los pueblos, en la promoción de la mujer y de los niños, en la ecología y la protección de la naturaleza y finalmente en cultura y en la ciencia. Somos por naturaleza comunicadores de la vida trinitaria. Sin misión no resistimos como cristianos.

La misión de evangelizar tiene que alcanzar mayor impulso, no por motivos de posible pérdida de fieles o por la desmotivación de los que aún se dicen cristianos, sino porque el Dios que habita en nosotros, el Dios Trinidad, es misionero. Consagrados en la misión de Cristo y llamados a participar en la misma misión de Cristo, misión universal, misión sin límites.

En estos años de innegable entrega y pasión, me llena de alegría, dejar plasmadas las mejores remembranzas y los momentos más significativos que llegan a la memoria, en las circunstancias que se vivieron, en el paso a paso a una convocatoria llena de misterio, de temores y de interpelación. Es retroceder en el tiempo y volver la mirada a un pasado, para reflexionar la calidad de vida que llevamos, que tenemos y que compartimos en el servicio de Iglesia.

Al compartir con ustedes estas líneas, salta la curiosidad de interpelar porqué el diaconado permanente es una nueva opción de vida y de servicio, llamado a forjar una identidad de servidor, de amigo, de defensor y luchador de la vida y la justicia. Insertado en el mundo de los más pobres, marginados y abandonados.

La historia de cada diácono permanente recoge experiencias de vida, de hombres casados, con familia, esposa e hijos, con problemas y angustias de sencillos trabajadores, que han renunciado a sí mismos para servir con entusiasmo y alegría, con amor y obediencia, exhortando a promover y fomentar las vocaciones sacerdotales y diaconales, para fortalecer a las familias, en la oración y la comunión permanente, con fe, esperanza y libertad.

jueves, 25 de mayo de 2017

TUS DUDAS: 3. El Papa de la sonrisa

Respuesta de Mons. Vittorino Girardi Stellin, Obispo emérito de la Diócesis  de Tilarán Liberia, Costa Rica.


“Sé que un lector preguntó acerca de la muerte del Papa Juan Pablo I y acerca de la “leyenda negra” que se formó en torno a ese hecho doloroso, habiéndose muerto el Papa a tan solo 33 días de haber sido elegido. Sé que la “Leyenda negra” se ha ido formando a raíz de la publicación de un libro. ¿Cómo se titulaba esa publicación y cuándo fue publicado? Y, ¿murió de infarto el Santo Padre Juan Pablo I?”.
González C. Mauricio – Moravia.

- Es verdad, han sido ya varias las preguntas que nos llegaron acerca de la muerte de Juan Pablo I, es compresible: una muerte tan inesperada y de un Papa, da motivo para hablar y comentar. Además, todo cuanto se relaciona con el “mundo” religioso siempre atrae nuestra atención, ya que lo religioso toca los intereses más profundos del ser humano.
La novela que se publicó en torno a la fecha en que murió Juan Pablo I, se titulaba “Muerte en el Vaticano”. Por lo que me consta, en Inglaterra se publicó poco antes que muriera, pero en sus traducciones a otros idiomas, se fue difundiendo cuando aún se hablaba de la muerte de Juan Pablo I y todo colaboró al formarse lo que usted, muy atinadamente, llama “leyenda negra”.

El Papa fue encontrado muerto en la mañana con los papeles con los que había trabajado hasta altas horas de la noche, sobre su mesita, al lado de la cama…Se están publicando otra vez esta serie de detalles, porque precisamente en estas semanas se ha concluido el proceso diocesano (en Belluno, en el norte de Italia) para introducir en Roma, la causa de beatificación de este gran Papa, tan bueno y tan humilde, que en tan breve tiempo le dio al ejercicio del Pontificado, nuevas características. Fue el primero, por ejemplo, en no ser coronado con la tiara y en no usar la “silla gestatoria”, la que llevaban en hombros unos encargados. La memoria del “Papa de la sonrisa” quedará imborrable en el corazón de muchos fieles y de la Iglesia…

martes, 23 de mayo de 2017

TUS DUDAS: 1. ¿Qué es el Santo Trisagio?

Respuesta de Mons. Vittorino Girardi Stellin, Obispo emérito de la Diócesis  de Tilarán Liberia, Costa Rica.

“¿Por qué los sacerdotes nunca hablan o muy poco del Santo Trisagio? Nunca veo a un sacerdote rezándolo y nunca he encontrado a un sacerdote que difunda esta devoción. Le estoy muy agradecido”.
Laico comprometido - Alajuela

- Su consulta me ha hecho consultar y buscar, porque yo, italiano de origen, he conocido esta devoción solo hace poco. Tengo a mano un librito en que se reimprime un texto aprobado por Monseñor Miguel Chaverri, pro– vicario general en San José, quien falleció en 1962. Esto es para decir que es una devoción que lleva años en Costa Rica. La lectura de las oraciones, himnos, letanías, responsorios, etcétera, muestra una teología trinitaria profunda, aunque expresada con extrema sencillez.

Los sacerdotes no difunden esta práctica popular, por varias circunstancias. He aquí algunas: durante los años de formación en el Seminario no se practica, y una vez sacerdotes, los domingos por la tarde, cuando ciertas comunidades se reúnen para rezar el Santo Trisagio, normalmente ellos están ocupados con las celebraciones o en la misma Parroquia o en Capillas de sus filiales. Además el lenguaje que en él se usa, ya es bastante antiguo, con términos que sorprenden y dan la impresión de “cosas” de otros tiempos… Quizás convendría revisar los textos, pero sin que pierdan su contenido teológicamente tan profundo y preciso.

Itinerario de Iniciación a la Vida Cristiana

Estuve tentado de escribir como título "Itinerario de Formación para la Iniciación a la Vida Cristiana", pero veo que entonces el énfasis se pone en la "formación" y no en la "iniciación", que es realmente lo importante. Pues, en nuestra mentalidad "formación" significa contenidos académicos; y la "iniciación" a vivir como cristiano es mucho más que eso. Implica experiencia de vida comunitaria.

¿Qué es un Itinerario de Iniciación a la Vida Cristiana? Es un "camino" -proceso- que se recorre para encontrarse con Jesucristo de manera profunda y seguirle a Él, es decir, hacerse su discípulo. Ser un "iniciado" en la vida cristiana conlleva adentrarse en el misterio de Cristo, estar dispuesto a ser como Él, que dijo a sus discípulos: "El que quiera ser el primero que se haga el último y el servidor de todos" (Mc. 9,35). Para llegar a esto es necesario leer asiduamente la Palabra, Su Palabra, orar de corazón, participar de la Eucaristía y otros Sacramentos, ayunar, compartir con los que menos tienen...

El "itinerario" es el camino, el proceso de formación. La "iniciación" es la compenetración con Jesucristo, la "vida cristiana" es el modo de testimoniar esa fe y adhesión a Él.

viernes, 11 de marzo de 2011

Educación sexual de calidad: Proyecto Educativo para el Amor y la Sexualidad

Diác. Federico Cruz Cruz
Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Cultura y Educación, CECOR.

Un estudio de la Universidad Nacional (UNA), divulgado en un artículo de la periodista Xinia Molina, califica la educación sexual que reciben nuestros niños y adolescentes como “poca” y “de mala calidad”. Sin embargo, menciona diversas fuentes de las que disponen los niños y adolescentes para obtener información, aunque no menciona la Internet, ni los Medios de Comunicación Colectiva (escritos, radiales y televisivos), a los que tiene acceso un considerable número de niños y adolescentes. De manera que la información que reciben no necesariamente es poca, aunque sí, al menos en estos medios mencionados, de poca calidad, pues, en muchos casos, inducen a comportamientos sexuales errados o denigrantes para las personas.

Ahora bien, ¿con base en cuáles parámetros se mide la calidad de la educación sexual? Normalmente, en nuestro sistema educativo una educación de calidad es la que aporta, -además de conocimientos teóricos-, valores y principios que permitan aplicar en la vida, con responsabilidad, la teoría aprendida. Por ejemplo, no basta con saber mucho de matemática y obtener excelentes calificaciones en esta materia, sino, que se debe tener la capacidad de utilizar esos conocimientos con responsabilidad y sentido moral. Porque quien sabe mucho de matemática, pero usa sus conocimientos para defraudar al fisco y otros negocios corruptos en realidad no tiene una “buena” educación. Lo mismo aplica a la calidad de la educación sexual. Quien sabe mucho de sexo, pero lo utiliza para abusar de otras personas, no manifiesta tener una buena educación. De manera que calidad de educación y comportamientos correctos van de la mano.

Lo anterior se evidencia en el porcentaje de embarazos de menores en nuestro país, el contagio de infecciones, de VIH/sida, que el mismo estudio señala. No basta con que tengan la información. La inmensa mayoría de adolescentes sabe que teniendo relaciones sexuales puede embarazar a su compañera o ser embarazada por su compañero. El componente que nos queda haciendo falta en la mayoría de los casos es el de la voluntad. Es en esta área en la que hay que educar, para que los adolescentes y jóvenes tomen las decisiones correctas en los momentos decisivos.
Señala el artículo de Xinia Molina, que los educadores expresan que “la universidad no los prepara para este tema”. Hay que recordar que la universidad –al menos en nuestro país- funciona casi siempre como un ente académico, dejando la formación o fortalecimiento de la voluntad a la libertad del estudiante. Tienen razón los educadores, la universidad no los forma para ser modelos de vida para los alumnos, sino, que los instruye o ilustra para que les transmitan conocimientos teóricos (el academicismo está muy arraigado en nuestro sistema educativo). Un profesor de español puede ser muy bueno transmitiendo conocimientos de gramática y enseñando la conjugación del verbo amar. Pero si no ama realmente a sus estudiantes, los puede instruir, pero no los puede educar. La educación sexual incluye, tiene a la base, el buen trato interpersonal, el respeto, el reconocimiento del otro como persona. El actuar correctamente.

Se enumeran varias instituciones, entre las que debe contarse a la Conferencia Episcopal de Costa Rica, que vienen realizando acciones en el campo de la educación sexual. Concordamos con los expertos que consideran que más que acciones se requiere de una “sexualidad integral”, o, más bien, de una educación integral para la vivencia de la sexualidad. Tal es el aporte de la Conferencia Episcopal en su Proyecto Educativo para el Amor y la Sexualidad, que consta de seis textos o guías, pensadas para la educación por grupos de edades. Un Equipo Nacional de Formación en Amor y Sexualidad, integrado por adultos y jóvenes,  atiende el desarrollo de talleres con grupos, con base en los textos mencionados. Puede contactarlos a los teléfonos 22 23 01 17, 22 21 85 48, al fax 22 57 65 36 o al correo conace@iglesiacr.org.

¡BIENVENIDOS AMIGOS!

Del santo evangelio según san Lucas 9, 22-25

En aquel tiempo, dijo Jesús: “El Hijo del hombre debe sufrir mucho, y ser reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser matado y resucitar al tercer día”. Decía a todos: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí, ése la salvará. Pues, ¿de qué le sirve al hombre haber ganado el mundo entero, si él mismo se pierde o se arruina?”.